Protocolo Oncológico de Ayuno-terapia



¿Por qué AYUNAR?


El ayuno ha demostrado tener un efecto más beneficioso que la restricción calórica en el descenso de la glucemia y en la sensibilidad del cuerpo a la insulina (1). Se utiliza efectivamente para reducir la grasa abdominal, favorecedora de la aparición de Diabetes Tipo II y Síndrome Metabólico (2).


En los últimos años ha surgido un gran volumen de literatura científica que relaciona los ayunos con la prevención y el tratamiento contra el cáncer, así como a una mejor tolerancia a la quimioterapia, con una reducción importante en la cantidad de sus efectos tóxicos (3).


El ayuno terapéutico induce al cuerpo a procesos de auto reparación y limpieza, ya que se consumen las propias toxinas y desechos celulares. Aún más importante, el ayuno habilita una vía metabólica fundamental para la generación de energía que las células cancerosas no pueden usar: La producción de Cuerpos Cetónicos o Cetogénesis (4).


Cuerpos cetónico, ketonas, cetogénesis


Los cuerpos cetónicos o ketonas son el resultado de la utilización de las grasas como fuente de energía. Son el “combustible alternativo” que usa el cuerpo, en reemplazo de la glucosa.


Numerosos estudios sugieren que niveles relativamente altos de cuerpos cetónicos inhiben el crecimiento y la diseminación tumoral, prolongando la sobrevida del paciente y protegiéndolo contra los efectos elevadamente tóxicos de la quimioterapia y la radioterapia 5. La vía metabólica que permite la producción de los cuerpos cetónicos está “dormida” en la gran mayoría de los seres humanos, debido a la abundancia de glucosa a la que se ha expuesto a la población en los últimos 200 años, pero es posible rehabilitar esta vía mediante varios procesos, entre los que se cuentan el ayuno y la alimentación muy pobre en carbohidratos (Régimen Cetogénico). (6) (7).


El Hambre


La sensación de hambre está íntimamente ligada al funcionamiento del intestino. Cuando el intestino digiere alimentos, el cerebro establece un ritmo en el que nos hace sentir hambrientos y saciados. Pero cuando el intestino deja de funcionar, el cerebro deja de enviar las señales que producen la urgencia por comer.


Esto no sucede automáticamente. Muy probablemente el primer día se sienta muchas más veces las ganas de asaltar la heladera que los subsiguientes. No hay que alarmarse ni asaltar la heladera. Todos los investigadores coinciden en una cosa. El hambre no es un obstáculo. A medida que van pasando los ayunos se tolera cada vez mejor.


Preguntas Frecuentes


¿Qué puedo comer antes, durante y después?


La última comida previa a comenzar el ayuno idealmente debe ser el almuerzo. Debe ser ligero y con grasas que favorezcan la cetogénesis como el aceite de coco o caldo de huesos, Se puede comer pollo, pescado, verduras, huevo.


Una vez comenzado el ayuno se debe ingerir sólo agua y de vez en cuando un té verde en hebras muy liviano. Como ya explicamos, el “Efecto Hambre” aparece cuando el intestino está digiriendo alimentos y no se presenta cuando el intestino detiene su función. Por esta razón se indica que el agua sea preferentemente el único líquido ingerido, ya que se absorbe en forma pasiva.


¿Puedo tomar suplementos/vitaminas?


No. Solamente debe ingerirse agua. Ningún suplemento debe ingerirse durante este período ya que reactivaría la función digestiva. Incluso, si la sustancia ingerida es liposoluble, es decir, se digiere en presencia de grasas, puede generar inconvenientes.


¿Y la medicación?


Los analgésicos pueden administrarse inyectables o en forma de cremas, geles o parches. Si toma algún medicamento en particular, tales como hormonas tiroideas o anticonvulsivos, debe consultarse con los profesionales que conducen el ayuno.


¿Cuándo comienzo?


El día del Ayuno se desayuna y almuerza, y luego se comienza con la ingestión de agua durante todo lo que dure el Ayuno. Cuando finaliza, el primer alimento que debe ingerirse debe ser escaso en cantidad, de preferencia líquido y rico en grasas, por ejemplo: Caldo de huesos.


¿Debo controlar mi Glucemia y Cetonemia?


Es fundamental medir los niveles de Cetonas y Glucosa en sangre mediante un dispositivo de medición personal, glucómetro. La medición debe realizarse una vez por día, en alguno de los siguientes horarios:

  • Al despertar (Recomendado)

  • Al mediodía (antes de almuerzo si no está ayunando)

  • Antes de acostarse

Esto sirve para chequear los niveles de glucemia. Los valores que consideramos necesarios para estar en “Rango Cetónico” son:


Glucemias menores a 80 mg/dL

Cetonas mayores a 2 mmol/L (hasta un máximo de 8 mmol/L)


¿Cuántas horas debo ayunar?


Esto dependerá exclusivamente del abordaje que diseñe su medico. La cantidad de horas que se requiere en promedio para entrar en el Rango Cetónico son de entre 36 y 72hs dependiendo del paciente.


Desde Regemet, en nuestro programa oncológico contamos con un protocolo de Ayunos orientado a incrementar la eficacia de su tratamiento. Puede enviarnos su consulta aquí.

 

Referencias

  1. Simone, B. A., Champ, C. E., Rosenberg, A. L., Berger, A. C., Monti, D. A., Dicker, A. P., & Simone, N. L. (2013). Selectively starving cancer cells through dietary manipulation: methods and clinical implications. Future Oncology, 9(7), 959-976.

  2. Veech, R. L. (2004). The therapeutic implications of ketone bodies: the effects of ketone bodies in pathological conditions: ketosis, ketogenic diet, redox states, insulin resistance, and mitochondrial metabolism. Prostaglandins, leukotrienes and essential fatty acids, 70(3), 309-319.

  3. Lee, C., Raffaghello, L., Brandhorst, S., Safdie, F. M., Bianchi, G., Martin-Montalvo, A. & Longo, V. D. (2012). Fasting cycles retard growth of tumors and sensitize a range of cancer cell types to chemotherapy. Science translational medicine, 4(124), 124ra27-124ra27.

  4. Safdie, F., Brandhorst, S., Wei, M., Wang, W., Lee, C., Hwang, S.& Longo, V. D. (2012). Fasting enhances the response of glioma to chemo-and radiotherapy. PloS one, 7(9), e44603.

  5. Lee, C., & Longo, V. D. (2011). Fasting vs dietary restriction in cellular protection and cancer treatment: from model organisms to patients. Oncogene,30(30), 3305-3316.

  6. Lee, C., Raffaghello, L., & Longo, V. D. (2012). Starvation, detoxification, and multidrug resistance in cancer therapy. Drug Resistance Updates, 15(1), 114-122.

  7. Graham, N. A., Tahmasian, M., Kohli, B., Komisopoulou, E., Zhu, M., Vivanco, I.& Graeber, T. G. (2012). Glucose deprivation activates a metabolic and signaling amplification loop leading to cell death. Molecular systems biology.

  8. López-Ríos, F., Sánchez-Aragó, M., García-García, E., Ortega, Á. D., Berrendero, J. R., Pozo-Rodríguez, F.& Cuezva, J. M. (2007). Loss of the mitochondrial bioenergetic capacity underlies the glucose avidity of carcinomas. Cancer research, 67(19), 9013-9017.

  9. Ortega, A.D. and Cuezva, J.M. (2005) Mitochondria in cáncer biology. In: New Frontiers in Mitochondrial Biogenesis and Disease (Villarroya, F. ed.), Research Singpost, Kerala, India, pp. 111-139.